Historia

DESARROLLO HISTORICO DEL CASTILLO DE GARCIMUÑOZ

 

El Castillo de Garcimuñoz está situado en un lugar elevado que en tiempos de los romanos se llamaba‚ Ségar. En el período de ocupación musulmana este lugar pasó a denominarse Al-Borch Jamal y parece ser que en 1172 estaba ocupado por los cristianos cuando las tropas almohades que iban avanzando desde Sevilla, lo tomaron.

Los musulmanes crearon todo un sistema defensivo en lo que se denominaba La Mancha de Montearagón mediante la construcción de pequeñas torres defensivas o alcázares, y es posible que aquí hubiera una de ellas.

Los almohades tomaron el lugar durante una expedición contra Huete protagonizada por el sultán Yusuf.

Cinco años después, en 1177, el rey Alfonso VIII conquista la ciudad de Cuenca y durante esos años también este emplazamiento musulmán, durante su avance hacia Alarcón y Moya.

El castillo tomó entonces el nombre del caballero conquistador, García Muñoz, que podría ser uno de los caballeros de confianza del rey.

Posteriormente Alfonso X el Sabio nombra a su hermano, el infante Don Manuel, hijo de Fernando III el Santo, Adelantado Mayor del territorio que comprendía más o menos el llamado La Mancha de Montearagón, formado por tierras de Alicante, Murcia y manchegas.

De este modo surge un señorío particular denominado señorío de Villena, cuyos territorios eran enormes.

Sancho IV, sobrino de Don Manuel amplia el territorio. Pero es con su hijo Don Juan Manuel con quien desde 1298 el señorío de Villena adquiere gran poder gracias a su apoyo al rey. Éste habita gran parte de su vida en Castillo de Garcimuñoz, y fue aquí donde escribió gran parte de su obra, y nacieron sus hijos.

En 1316 nace en el Castillo Constanza Manuel, la cual es casada con Alfonso XI cuando contaba solamente con 9 años. Posteriormente el rey repudia a Constanza para casarse con la infanta María de Portugal lo que lleva a Don Juan Manuel a declarar la guerra a Alfonso XI. En estos momentos el marquesado tiene cuatro núcleos importantes: Alarcón, Chinchilla, Villena y Garcimuñoz, desde los cuales lanzaría ofensivas a la corona.

Alfonso XI consigue romper las alianzas de Don Juan Manuel con Aragón y ataca el señorío desde Cuenca y Murcia. Don Juan Manuel se reconcilia con el rey a cambio de que este le devuelva a su hija, entonces Don Juan Manuel promete a su hija con el príncipe Pedro de Portugal, a lo que se opone el rey Alfonso XI y sitia en el Castillo a padre e hija para que no pueda llevarse a cabo el matrimonio, pero este se celebra por poderes en el Castillo, Don Juan Manuel vuelve a pactar con Aragón, donde finalmente tiene que exiliarse tras una nueva derrota.
Constanza finalmente puede viajar a Portugal y se convertirá en la madre de Fernando I de Portugal.

Don Juan Manuel también casó a su otra hija “castillera” Juana, con Enrique de Trastámara hijo de Alfonso XI que sería rey de Castilla como Enrique II de Castilla. Juana también fue madre de Juan I de Castilla, con lo que don Juan Manuel vió como su linaje se perpetuaba en los reyes de Castilla y Portugal, sitio que según él le correspondía por derecho a su padre y a él.

En 1348 muere Don Juan Manuel y le sucede su hijo Don Fernando que también fallece a los pocos años y lo mismo ocurriría con su hija Doña Blanca, nieta de don Juan Manuel, que hereda el señorío siendo una niña bajo la tutela del caballero Don Iñigo López de Orozco. Doña Blanca, no llega a gobernar directamente y además muere muy pronto, en 1360, desapareciendo con ella los herederos del señorío y éste pasa a ser nuevamente propiedad de la Corona, según los derechos de su tía Juana Manuel.

Desde la subida al trono de Enrique II gracias al apoyo de Aragón, el Castillo iría pasando de la Corona a la nobleza sucesivamente hasta llegar a 1436, año en que curiosamente no pasa a manos de la corona castellana, sino del rey de Navarra, Juan I. Dicho rey logra un compromiso matrimonial entre su hija, la infanta Blanca y el príncipe heredero de Castilla, el futuro Enrique IV. En la dote se incluye el Marquesado de Villena.

Hasta la celebración de la boda, que tendría lugar después de cuatro años, El Castillo de GarciMuñoz y otras villas aceptan que el rey de Navarra administre este territorio. Pero el rey le entrega la villa del Castillo de Garcimuñoz a Don Rodrigo de Villandrando, conde de Ribadeo, en agradecimiento por sus servicios, aunque éste nunca llegaría a tomar posesión de él y durante estos cuatro años el territorio seguiría gobernado por el rey de Navarra.

En 1445 la situación política era complicada. Los nobles no aceptaban ni la autoridad del rey ni la de su valido, Don Álvaro de Luna. Surge ahora la figura de Don Juan Pacheco, al que el príncipe heredero Don Enrique nombrará Marqués de Villena, y se convierte en el verdadero Árbitro de Castilla.

Hereda una gran cantidad de tierras y villas, y su poder estaría muy por encima del valido Don Beltrán de la Cueva, y tanto Juan II como su hijo Enrique IV serían meros representantes del trono. En 1449 el rey Juan II le hace una concesión: los castillos de Chinchilla y Castillo de Garcimuñoz como compensación de la pérdida de Medellín, con lo que el marqués sale ganando puesto que ambos castillos están estratégicamente mejor situados.

En estos momentos Don Juan Pacheco construye una nueva fortaleza en Castillo de GarciMuñoz, sobre la antigua de yeso, cuya traza se conserva actualmente. En estos años al Castillo de Garcimuñoz se le conoció como “La corte chica” debido a la riqueza cultural, económica y poder político que se reunió en él, donde se decidía el futuro de Castilla más incluso que en el corte de Juan II y Enrique IV.

Don Juan se puso a la cabeza de la oposición a la subida al trono de Isabel la Católica, junto al arzobispo de Toledo y Don Alfonso Carrillo, frente a los Mendoza. En esta guerra juegan un papel importante las villas de Belmonte, Alarcón y Castillo de Garcimuñoz, que eran el último reducto del marquesado de Villena.

Los reyes enviaron a Jorge Manrique como capitán de las Hermandades de Toledo, a Pedro Ruiz de Alarcón y a Pedro Fajardo, Adelantado de Murcia, a conquistarlas, y fue precisamente frente al Castillo de Garcimuñoz donde Jorge Manrique fue herido de muerte.

En 1480 termina la contienda y el patrimonio de Don Diego López Pacheco sufriría una importante merma: Castillo de Garcimuñoz sería segregada como parte de la herencia correspondiente a una hija del segundo matrimonio del antiguo marqués, que era nieta del Condestable Don Pedro Fernández de Velasco, Doña Menca Pacheco.

Aquí termina la importancia guerrera del Castillo de Garcimuñoz. Posteriormente seguiría siendo importante como villa principal del señorío de los Marqueses de Villena, Duques de Escalona.

Hasta bien entrado el siglo XVIII los marqueses de Villena son los señores efectivos de la villa, poniendo Corregidor en ella y cobrando las alcabalas.

En referencia al edificio del Castillo, tras el derrumbe de todas las iglesias y monasterios, debidas por las diversas desamortizaciones, gracias al traslado de la iglesia de San Juan Bautista dentro del recinto del castillo y su utilización como cementerio, es por lo que ha podido llegar hasta nuestros días, aunque su estado actual sea ruinoso.

Más información en la página de Wikipedia

El Castillo de Garcimuñoz

Propietarios del Castillo de Garcimuñoz en la historia:

Años Titular Causa
1184-1297 Corona de Castilla  
1297-1348 Juan Manuel Privilegio firmado en Cuellar el 26-3-1297 por la reina regente doña María de Molina
1348-1351 Fernando Manuel Herencia
1351-1360 Blanca Manuel Herencia
1360-1369 Don Sancho, hijo de Pedro I Regresa a la Corona
1369-1395 Alfonso de Aragón Donación por Enrique II
1395-1409 Regresa a la Corona  
1409-1415 María, esposa de Alfonso V de Aragón Donación de Enrique III por matrimonio de su hija María
1421-1427 Enrique de Aragón Donación de Enrique III por matrimonio de su hija Catalina
1427-1436 Regresa a la Corona  
1436-1445 Juan I de Navarra Recibido en dote por matrimonio de su hija con Enrique IV
1445-1468 Juan Pacheco Permuta por Medellín con el príncipe Enrique (IV)
1468-1529 Diego López Pacheco Herencia
1529-1663 Los marqueses de Villena herederos de Diego López Pacheco  
1663 Diócesis de Cuenca El marqués de Villena, don Juan Manuel Fernández Pacheco, concede permiso para que se edifique la iglesia en la antigua fortaleza
1835 Diócesis de Cuenca El cura párroco, don Manuel Rufino Ximénez, adquiere el recinto murado para destinarlo a Campo Santo. Concierto con el apoderado del marqués de Villena y duque de Frías don Bernardino Fernández Pacheco (24-3-1835).
Desde 2000 Ayuntamiento de Castillo de Garcimuñoz La Diócesis de Cuenca cede el Castillo al Ayuntamiento de Castillo de Garcimuñoz durante 50 años