Don-juan-manuel

Infante Don Juan Manuel

Don Juan Manuel es un noble castellano de final del siglo XIII y principios del XIV. Muy influyente en la política española del momento y un pródigo escritor, muy ligado al Castillo.

Lo primero que subrayo es que aunque siempre se le ha tratado de Infante no lo es tal, puesto que es nieto de rey, no hijo de rey.

Concretamente nació en Escalona en 1282 y murió en Córdoba en 1348. De sus emocionantes 66 años, la mayoría los pasó en el Castillo, donde estableció su casa y corte.

Para situarnos un poco, Fernando III de Castilla “El santo” (su abuelo) tuvo 10 hijos e hijas, el primero fue Alfonso, futuro Alfonso X “El sabio” y el noveno fue Manuel padre de Don Juan Manuel.

Cuando Fernando III murió, dio la espada “Lobera” (actualmente esta espada se encuentra en Sevilla), que era un símbolo del poder real, a Manuel en vez de a Alfonso, porque parecía que el rey Fernando veía más capacitado a este hijo. Y antes de morir (1252) le donó el señorío de Villena que comprendía la práctica totalidad de la provincia de Murcia y parte de la de Alicante.

Finalmente, el rey fue Alfonso X y con él comenzó uno de los periodos más oscuros y cruentos de la historia de las coronas españolas en los sucesivos reinados de Alfonso X, Sancho IV, Fernando IV, Alfonso XI y Pedro I. Don Juan Manuel siempre loaría la línea sucesoria de su padre Manuel en contra de la de Alfonso X, que decía estaba maldita (Guerra entre Alfonso X y su hermano Enrique; rebelión de su hermano Fadrique; guerra contra su hijo Sacho y de este y su descendencia contra sus sobrinos “de la cerda”; guerra de sus tataranietos Pedro I y Enrique II llegando a matar este segundo al primero con sus propias manos, etc.).

La verdad es que Alfonso X, de “sabio” solo tenía su afición por la lectura porque en los asuntos de gobierno y finanzas fue nefasto. Tal fue, que su siguiente hermano Enrique intento derrocarle con apoyo de sus hermanos y si aguantó fue por el único apoyo de su hermano Manuel.

Y la rebelión de su hermano no fue nada comparada con la que protagonizó su hijo Sancho (futuro Sancho IV) apoyado por todos sus hermanos que fue una guerra abierta contra su propio padre y después con sus sobrinos hijos de su hermano mayor el príncipe Fernando, este ya muerto.

Manuel era en ese momento el señor de un extenso territorio, más o menos la provincia de Murcia y parte de la de Alicante y parte de Albacete.

Manuel se puso de lado de su sobrino Sancho contra su hermano Alfonso X y fue él quien leyó la sentencia contra Alfonso X que le obligaba a dejar el cargo en favor de su hijo, la base de esta sentencia estaba sustentada por el asesinato por parte de Alfonso X de su hermano Fadrique.

En este momento nace Don Juan Manuel, concretamente en Escalona el 5 de mayo de 1282 hijo del infante Manuel con su segunda esposa Beatriz de Saboya. A finales del año siguiente muere su padre, el infante Manuel, por lo que Don Juan Manuel hereda todas sus posesiones y títulos convirtiéndose en uno de los hombres más ricos de Castilla cuando apenas contaba con dos años, quedando al cargo de su madre Beatriz y del rey Sancho IV por el apoyo de su padre en la guerra contra su padre y sobrinos, fue totalmente educado en la corte.

Seis años más tarde en 1290, cuando solo tenía 8 años, quedó huérfano también de madre. Durante estos años junto al rey, sigue aprendiendo y aumentando el ya inmenso señorío que le donó su padre. En 1294 con tan solo 12 años recibe el adelantamiento de Murcia de manos del rey.

El 25 de abril de 1295 muere el rey Sancho de Castilla con 37 años, quedando como rey su hijo Fernando IV menor de edad, quedando al cargo de su madre la reina María de Molina, momento que aprovechan desde Aragón para reactivar las pretensiones de los infantes de la Cerda sobre el trono castellano iniciando una nueva guerra (continuaba la maldición de la línea sucesoria de Alfonso X).

En este contexto los aragoneses con Jaime II en 1296 arrebatan Elche a los castellanos que era una ciudad de Don Juan Manuel, y en las cortes de Cuellar del siguiente año se aprueba la cesión de la tierra de Alarcón a Don Juan Manuel si perdía definitívamente Elche, con lo que conseguiría un poco más adelante ser señor de un territorio inmenso, que comprendía Murcia, parte de Alicante, la provincia de Albacete y dos terceras partes de la de Cuenca y con ello conocer el Castillo.

En 1299 cuando contaba con 17 años se casa en Perpiñán con la infanta Isabel de Mallorca de 19 años, hija de Jaime II de Mallorca pero esta murió poco tiempo después en 1301 sin haber tenido descendencia.

Don Juan Manuel, muerto el rey Sancho IV, no se siente a gusto con la regencia de la reina María de Molina tutora y madre del heredero Fernando IV, se separa de ellos y se acerca al rey aragonés Jaime II llegando a casarse con su hija la infanta Constanza de Aragón y por lo tanto pasa a apoyar a los infantes de la Cerda, tíos del rey. Pero en 1304 se plasma la paz entre Castilla y Aragón por lo que los infantes de la Cerda pierden su apoyo aragonés y Don Juan también, quedando más relegado frente al rey Fernando IV.

Al año siguiente se reúnen en el monasterio de Santa María de la Huerta los reyes de Castilla, de Aragón y Don Juan Manuel para aclarar el reparto del reino de Murcia tras la paz. Don Juan Manuel tuvo que ceder para siempre Elche y el señorío de Novelda que pasarían a manos aragonesas y se le confirmaba a cambio la tierra de Alarcón a la cual pertenecía el Castillo. Con lo que a partir de este momento se conecta la vida de Don Juan Manuel con el Castillo. En marzo entra en Alarcón pero en él hay una serie de nobles capitaneados por los Ruiz de Alarcón que no aceptan de buen grado a un señor, por lo que este ve peligrar su vida en Alarcón, entonces descubre el Castillo traslada a su familia y fija en el su corte, según sus palabras, “el mio Castillo donde guardo mis dineros”. Desde entonces el Castillo se convierte en la capital del señorío. En el nacieron y se criaron sus hijos y en él se retiró en sus últimos años. A partir de aquí el Castillo comenzó a crecer, económica y culturalmente.

En 1309 abandona al rey en el cerco de Algeciras haciendo externas sus desavenencias. Don Juan Manuel es un hombre muy poderoso y el rey le necesita a su lado por lo que en 1311 se reconcilian y el rey le concede el cargo de Mayordomo del Rey y otros títulos para que este le sea fiel.

Al año siguiente, 1312, muere el rey Fernando IV quedando como rey Alfonso XI con un sólo añito a cargo de su madre pero esta muere al poco y este queda al cargo de su abuela Maria de Molina, volviendo las tensiones con Don Juan Manuel, dejando este de ser Mayordomo real.

En este tiempo Don Juan Manuel comienza a tener descendencia, concretamente en 1316 nace en el Castillo su primera hija legítima con su segunda esposa Constanza de Aragón, que llegó a ser “reina” de Castilla y de Portugal.

La regencia de Alfonso XI era un continuo problema por lo que en 1319, en un intento de apaciguar los ánimos se acuerda que la regencia del rey sea conjunta entre la reina María de Molina y Don Juan Manuel.

Así llegamos al año 1322 donde el 3 de octubre, cansado de los nobles de Alarcón consigue que el rey Alfonso XI firme la carta de Villazgo del Castillo separándolo de Alarcón.

En 1325 Alfonso XI alcanza la mayoría de edad, y comienza a gobernar y como era de esperar se separa de Don Juan Manuel, pero para que Don Juan Manuel quedase tranquilo se acuerda entre ambos la boda de su hija Constanza con el propio Alfonso XI, y este le nombra Adelantado mayor de Andalucía. En noviembre se realiza la boda entre Alfonso XI con 14 años y Constanza Manuel de 9 años, con lo que esta pequeña Castillera se convierte en reina de Castilla. También este año había nacido en el Castillo Beatriz, su segunda hija con  Constanza de Aragón, pero esta muere muy joven.

En 1326 junto a su esposa Constanza construyeron el monasterio de Agustinos del Castillo. También nace en el Castillo su tercer hijo con Constanza, llamado Manuel, aunque este también murió en la juventud a lo que su abuelo el rey Jaime II de Aragón achacó en carta, que la muerte de sus nietos era debido a que estos estaban al cargo de médicos judíos en el Castillo. Cabe recordar que estos años en el Castillo vivía una gran comunidad judía y musulmana, al Castillo se le llamaba Garcijueda.

Este mismo año, Don Juan, derrota a los granadinos en la batalla de Guadalhorce, la mayor derrota musulmana hasta el momento.

1327 es un año horrible para Don Juan Manuel, en ese año muere su esposa Constanza de Aragón a los 27 años de edad en el Castillo, el 19 de octubre y es enterrada en el monasterio de Agustinos que crearon ambos en el Castillo, pero esto no es todo. Alfonso XI repudia a Constanza, porque quería casarse con la infanta Isabel de Portugal, un matrimonio más ventajoso, alegando que el matrimonio aún no se había consumado puesto que Constanza aún tenía 10 años y la encierra en Toro. Don Juan Manuel pide al rey que le devuelva a su hija a lo que este se niega y entonces Don Juan Manuel declara la guerra abierta al rey.

Finalmente al año siguiente el rey devuelve Constanza a su padre, esta vuelve al Castillo, y parece que las aguas vuelven a su cauce en la relación entre el rey y Don Juan, terminando la guerra abierta que mantenían. En enero de 1329 Don Juan Manuel de 47 años se casa por tercera vez buscando un heredero varón con Blanca Nuñez de Lara, hija de Fernando de la Cerda.

Pero la paz entre rey y señor no duraría mucho. En 1331 Don Juan Manuel promete a su hija Constanza con el príncipe Pedro de Portugal, a lo que el rey se opone y mantiene sitiados a padre e hija en el Castillo para evitar dicha boda.

En este contexto nace en el Castillo su cuarto hijo y heredero con Blanca Nuñez de Lara, llamado Fernando, por fin un hijo varón, durante este tiempo Don Juan Manuel llamaba al Castillo “Castillo de Don Fernando” en honor a su hijo.

En 1334 parece que se restablecen precariamente las relaciones entre Don Juan Manuel y Alfonso XI pero es solo un espejismo pues este sigue oponiéndose a la boda de Constanza y el príncipe Pedro de Portugal, por lo que la boda se tuvo que realizar en el Castillo por poderes el 28 de marzo de 1336, convirtiéndose Constanza de 24 años en princesa de Portugal.

Don Juan Manuel fue derrotado por el rey en la batalla de Barcarrota en 1336 y se tiene que exiliar en Valencia pero el rey le necesita, obtiene el perdón real y vuelve a Castilla al año siguiente. Don Juan Manuel era el hombre más poderoso de Castilla, su ejército constaba de más de 1000 caballeros, e incluso llegó a acuñar moneda (en El Cañavate) cosa que no gustaba a ningún reino, ni a Castilla, ni a Aragón, ni a Granada.

Finalmente terminan las desavenencias entre el rey y don Juan, este jura fidelidad y el primero permite el viaje de Constanza a Portugal.

En 1339 nace su quinta y última hija, Juana Manuel, con Blanca Nuñez de Lara que después de la muerte de Don Juan Muanuel se convertiría en reina de Castilla volviendo a unir la línea Manuel en la casa real castellana que tanto buscó su padre y que no pudo ver.

En 1340 ya reconciliados, Don Juan Manuel acompaña al rey en la batalla de Salado y posteriormente en el sitio de Algeciras, en el que en 1344 los benimerines rinden la ciudad a Don Juan Manuel.

Tras estos acontecimientos con 58 años se retira definitivamente al Castillo donde pasa sus últimos años dedicado a la literatura y a la caza.

Don Juan Manuel fue pródigo en literatura, escribió los siguientes libros “Crónica abreviada” un resumen de la historia de España; “Libro de la caza” donde podemos leer varios pasajes por los parajes del Castillo; “Libro del caballero y del escudero”; “Libro de los estados”; “Libro del Conde Lucanor” tal vez su obra más conocida; “Tratado de la Asunción de la Virgen María”; “Libro infinido”; “Libro de las tres razones” o “Libro de las armas” donde explica las razones por las que su linaje (su padre Manuel y en consecuencia el) debían haber sido los verdaderos reyes de Castilla en contra de los descendientes de Alfonso X. Don Juan Manuel empezó escribiendo en latín pero luego cambio a castellano vulgar para que sus obras llegaran al mayor número de lectores posible.

Ya en sus últimos años tiene noticia de la muere en Lisboa (1345) de su primera hija y princesa de Portugal, Constanza, en el parto de su hijo Fernando futuro Fernando I de Portugal. En 1346 casa a su hijo Fernando que tiene 14 años con Juana de Ampurias 16 años hija de Ramón Berenguer I de Ampurias nieta de Jaime II de Aragón. En 1347 muere en el Castillo su tercera mujer, Blanca Nuñez de Lara, a los 36 años de edad.

Y justo antes de morir el vio como nacía su nieta Blanca, hija de su hijo Fernando, futura heredera de su señorío.

La última carta de Don juan Manuel está fechada en el Castillo el 5 de octubre de 1348. Pocos dias después muere en la ciudad de Córdoba a los 66 años de edad. Está enterrado en el convento de San Pablo de Peñafiel.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA